No hay un método único ni infalible a la hora de escribir una novela. Ni un relato. Ni una poesía.

Cada escritor, cada escritora, es un mundo personal y peculiar.

Un taller no puede inculcar dones ni crear genios.

A juntar letras se puede aprender muy rápido. A escribir, puede que nunca.

Si estás en desacuerdo con estas aseveraciones, el mejor consejo que podemos darte es que no sigas leyendo. Si estás de acuerdo con ellas o al menos te crean expectación, continúa. Quizá llegue a interesarte. No hemos puesto esas sentencias como barrera disuasoria -sería necio por nuestra parte-, sino simplemente para aclarar conceptos, despejar posibles malentendidos y fijar criterios. Los talleres literarios, en general, son útiles. Como ocurre con todo en esta vida, los hay malos, regulares, buenos y excepcionales, pero todo es también bastante subjetivo. Existen profesores magistrales que no alcanzan a comunicar debidamente su enseñanza y hay profesores mediocres que, sin embargo, son capaces de trasmitir muy productivamente su menor bagaje. Del mismo modo, hay alumnos con un tremendo potencial, que no consiguen un rendimiento acorde a sus altas posibilidades debido a una mala actitud y alumnos más limitados que, gracias a un buen trabajo, logran metas importantes. En líneas generales, un taller te aporta conocimientos -básicos o avanzados- de gramática, sintaxis y ortografía; reglas y/o métodos para aprender o perfeccionar la manera de escribir; recursos estilísticos… Junto a esto, puede añadirse un conocimiento general de literatura (épocas, modas, autores…). Cada taller, aún siendo lo mismo, es diferente. En el nuestro te ofrecemos nuestra experiencia como escritores de novela y de poesía , como guionistas de teatro y sus derivados, de documentales y de videos. Lo que vamos a pedirte es interés, responsabilidad y disciplina. Ah, e ilusión, mucha ilusión. Da igual tu edad, tu sexo o tu condición social. Si tu capricho, tu anhelo, tu objetivo, tu pasión o como quieras llamarlo es escribir un guion, no lo dudes: ¡apúntate a un taller! Hay bastantes. Si eliges el nuestro, estaremos encantados de conocerte y de trabajar contigo. Con nosotros o sin nosotros, te daremos dos consejos -cortesía de la casa y sin coste alguno-: • Nunca dejes de tener una parte autodidacta. • Por muy bueno/a que seas en esto de escribir, tus herramientas más preciadas deben ser el esfuerzo y la constancia.

Taller de escritura

Taller de poesía