Nací y me crié entre libros. Literalmente. La gran biblioteca de mi abuelo Isidro fue un lugar habitual de recreo en los años de mi infancia.

Mi juventud se encontró con la poesía, y fruto de esa relación nació, en 1981, el poemario Sangre enamorada, del que no presumo pero que guardo en mi memoria como una grata experiencia.

Formé parte de varias asociaciones literarias, entre ellas El Candil, de Basauri, que fue en la que más me involucré y en la que más aprendí. Durante años me carteé, sí, me carteé, pues aún no estaba implantado Internet, con escritores y poetas de varios países, como por ejemplo el recientemente fallecido Luis Caissés Sánchez, de Holguín (Cuba), Luis Balboa Boneke, de Guinea Ecuatorial o Jorge Castañeda, de Valcheta (Argentina).

En 2001, veinte años después de aquel humilde poemario, y tras pasar por el relato breve, se publicó mi primera novela, La historia de Elías de Aldama. Y éste, el de la novela histórica, fue el espacio en el que me sentí cómodo y en el que publiqué, con distintas editoriales y en el plazo de nueve años, otras ocho novelas. La décima debería haber estado en la calle en el pasado mes de junio, pero el COVID-19 ha retrasado hasta septiembre su aparición en las librerías.

He sido colaborador habitual del cuadernillo Pérgola del periódico Bilbao, del Ayuntamiento de Bilbao, y en su momento escribí un par de artículos para la revista cultural Avnia.

En 2009 fundé, de la mano de mi amigo Txarly Marqués, la productora JyT kreaKtibos, enfocada especialmente al ámbito cultural. Mi paso por la productora Lautso, de Bilbao, entre 2007 y 2009, como responsable de proyectos culturales, me sirvió para idear nuevos proyectos, que pusimos en marcha con mucha ilusión y sacrificio en aquellos primeros tiempos de la crisis. Durante cinco años realizamos exposiciones, documentales, trabajamos en la producción de largometrajes y proyectos culturales en los que tocamos el mundo del teatro. En uno de estos proyectos teatrales descubrí el talento innato de un grupo de aficionados de Ugao Miraballes y en 2011 fundé, junto a ellos, la asociación teatral Ugaoko Bidea, que aún sigue activa bajo la denominación UB5 Teatro.

En 2014 Txarly y yo tomamos caminos profesionales diferentes, para trabajar juntos de distinta manera. Con la nueva fórmula hemos compartido, él desde producción y yo desde guionización y dirección, nuestros dos últimos documentales, Los últimos pastores de Sierra Salvada y Pastoreo en Gorbeia. Pasado, presente y futuro de una profesión milenaria.

Como parte de JyT kreaKtibos y también en solitario he trabajado en proyectos para los Ayuntamientos de Bilbao, Vitoria-Gasteiz, Ugao-Miraballes, Orduña, Plentzia, Artziniega, Basauri, Santurtzi, Gernika, Portugalete y Nanclares de la Oca, así como para la Diputación Foral de Álava.

Como guionista he trabajado para las compañías Hortzmuga Teatroa, de Bilbao; DelArte, de Vitoria-Gasteiz; Titania Teatro, de Vitoria-Gasteiz; Grupo teatral de Artziniega (Álava); Asociación Teatral Camerino 13, de Iruña de Oca (Álava) y Asociación Cultural Arkiz, de Villodas (Álava).

Durante años he formado parte del jurado del Concurso de Cuentos Gabriel Aresti, organizado por el Ayuntamiento de Bilbao y del Premio Bizkaidatz, organizado por la Diputación Foral de Bizkaia.

En el aspecto radiofónico he sido colaborador del programa La Atalaya, de Uribe FM-Gorliz Irratia, para el que escribí y dirigí la radionovela Vecinos.

En febrero de 2020, también para Uribe FM-Gorliz Irratia, creé y presenté, con Idoia Mielgo, el programa radiofónico Nadie Duerme, un magazín cultural nocturno, que se vio interrumpido por la aparición del COVID-19.

Durante los cursos 2018-2019 y 2019-2020 impartí clases en el Taller de Escritura Creativa del Ayuntamiento de Derio (Bizkaia). El curso 2020-2021 quedó interrumpido debido a la pandemia.

Años de cursillos, presentaciones, conferencias, guiones, experiencias diversas hasta llegar a este proyecto cargado de ilusión, en el que es mi propósito compactar todo lo aprendido para compartirlo con quienes estén comenzando en el mundo de la escritura, del teatro, del documental… Y con quienes simplemente deseen conocerlo de una manera menos profunda. En definitiva, compartir lo poco o mucho que yo pueda saber con todos y todas los que sientan inquietud por la Cultura.

J.L.U.